domingo, 6 de enero de 2019

In memoriam


a José Luis Álvarez Gallego

Me entristece tu pérdida,
me sonríe tu recuerdo.
Fuiste amigo fiel,
compañero agudo,
ejemplo luminoso
en las noches de Madrid.

Ahora
tu luz dispersa
se reúne
en el éter de la memoria
y tu existencia,
condensada en endecasílabos,
truena
desde el cielo
con sonetos de amor.

Siento tu voz de fuego
que retumba fugaz
en los meandros de nuestras vidas;
observo tu porte desaliñado,
casi transparente,
con el que saludas desde las nubes,
y estas musas de algodón
que ahora moldeas con tu propio nombre.

Tu espíritu bohemio
(este indómito reflejo divino)
casi alcanza el silencio,
y tu voz grave
se
hace
eco
despidiéndose
entre
susurros
de
terciopelo.

Me quedan las fotografías,
las tertulias,
los diálogos congelados en los registros del tiempo
y una presencia-ausencia:
la de un hombre que aún flota
en los mares de la lírica,
la de un poeta
que se despidió tímidamente,
cuando todos dormían...

Lucharemos contra la muerte:
seremos la VOZ
que grita en tu nombre,
un espíritu renovado que late en las noches de Madrid,
el canto que enorgullece,
el ejemplo que inspira,
la poesía que jamás olvida. 







Todos los derechos reservados

(Solo está permitido visualizar y compartir)


Me podéis encontrar en: