sábado, 9 de abril de 2016

Oda al aire (Pablo Neruda)



Yo soy el poeta


hijo de pobres,


hermano carnal


de los pobres, de todos,


de mi patria y de las otras,


de los pobres que viven junto al río,


y de los que en la altura


de la vertical cordillera


pican piedra,


clavan tablas,


cosen ropa,


cortan leña,


muelen tierra,


y por eso


yo quiero que respiren,


tú eres lo único que tienen,


por eso eres transparente,


para que vean


lo que vendrá mañana,


por eso existes, aire.






Vamos juntos


bailando por el mundo,


derribando las flores


del manzano,


entrando en las ventanas,


silbando juntos,


silbando


melodías


de ayer y de mañana.






Déjate respirar,


no te encadenes,


no te fíes de nadie


que venga en automóvil


a examinarte,


déjalos, ríete de ellos,


vuélales el sombrero,


no aceptes sus proposiciones,










Ya vendrá un día


en que libertaremos


la luz y el agua,


la tierra, el hombre,


y todo para todos


será, como tú eres.





Publicar un comentario