domingo, 17 de abril de 2016

En la recámara de los párpados



La visión de su deslumbrante realidad

es un vuelo sin alas,

un refugio al que recurro,

una verdad estática y lejana,

una experiencia casi metafísica donde abrazo su sonrisa intemporal...




Y me hago más pequeño,

me arrodillo en las penumbras

mientras ellas deslumbran

mi dulce naufragar...




Soy esclavo y servidor

de su poder cósmico,

de su lectura iluminada,

de una voz que relumbra mi silencio...




A veces de noche,

cuando escribo sueño

y cuando sueño escribo:

mis musas

(bocas llenas de húmedos rincones)

me visitan

y me llevan a un mundo al que sonrío...





Todos los derechos reservados

(Solo está permitido visualizar y compartir)


Me podéis encontrar en:


Pincha aquí si quieres comprar Mi Libro




Publicar un comentario