sábado, 13 de febrero de 2016

Piedras



Llovían sin parar

palabras de su boca,

su frente poblada de rencores

era la niebla que ofuscaba

mi sonrisa.



Todos los derechos reservados

(Solo está permitido visualizar y compartir)


Me podéis encontrar en:


Pincha aquí si quieres comprar Mi Libro




Publicar un comentario