jueves, 11 de febrero de 2016

Arrugas


Como un retrato amarilleado por el tiempo,

cuarteado y consumido por el viento,


mi rostro es soledad consumida,

una vela apagada por ilusiones no cumplidas.


El deseo es una llama de amor debilitada,

una luz hecha ceniza por pasiones desgastadas.



Todos los derechos reservados

(Solo está permitido visualizar y compartir)


Me podéis encontrar en:


Pincha aquí si quieres comprar Mi Libro




Publicar un comentario