miércoles, 20 de enero de 2016

Solo queda respirar



Solo te  queda respirar





En un soplo de aire huidiza

a veces

se esconde el último aliento,

una bocanada de brisa y de pasado,

un exhalación de historia

y de momentos indivisibles

de cuerpo y alma.




Es un legado,

un testamento transparente

que tus ojos no podrán ver,

solo oírlo... quizá recordar.



Y cuando oigas los murmullos del viento

no temas...

No son almas invisibles que vagabundean por la tierra:

son solo suspiros, 

un pasado que se agarra a la conciencia de la pérdida,

dejando nuestras miserias sin respirar.


Todos los derechos reservados

(Solo está permitido visualizar y compartir)


Me podéis encontrar en:


Pincha aquí si quieres comprar Mi Libro





Publicar un comentario