miércoles, 27 de enero de 2016

Próxima parada Esperanza



Los subterráneos de Madrid
son catacumbas de viajeros muertos
que respiran de otro mundo.

El dios Google les atrapa
desde sus pantallas brillantes
y los ojos atentos
se convierten a esclavos curiosos,
a bolas distraídas de cristal,
a un eclipsado presente 
que vive de un mundo virtual.






Publicar un comentario