jueves, 21 de enero de 2016

El jardín encantado


Somos árboles, 

doblados por las ramas del viento:

su hálito transparente nos asusta, 

como el destino.


Quiero ser fruto,

deshojar mis raíces, 

dejar de ser sombra 

y mirar directo al universo. 


Todos los derechos reservados

(Solo está permitido visualizar y compartir)


Me podéis encontrar en:


Pincha aquí si quieres comprar Mi Libro




Publicar un comentario