lunes, 15 de junio de 2015

El bucle

Con vanidad y nostalgia,
como hizo Borges en su lucido sueño,
en un tiempo disecado de versos y anhelos,
recreo una escena bienhechora e imposible,
imagino una aurora de esperanzas
donde renace la noche
limpiándose de su sombra,
donde el albor es una inocencia terrible
que se renueva hasta morir nuevamente
en su afanoso combate contra el olvido.
El sueño muere, la vida te revive.




Publicar un comentario