domingo, 13 de julio de 2014

En el metro


Salgo tarde de casa, 
cinco minutos, 
llego corriendo a un vagón 
compenetrado con la lentitud del conductor, 
matiz y paradoja al mismo instante 
de quienes afirman volar sobre ruedas... 

Me siento... 
Todo acontece, 
todo es medido, 
transcurrir de momentos 
que, sutiles y avariciosos, 
manejan los hilos invisibles de nuestras vidas. 
Mi cuerpo corre sentado, mi alma vuela. 
Frente a mi hay rapidez, ¡prisa! 

Mi viaje es un camino 
ensimismado en el espacio de mis pensamientos: 
vivir es una clepsidra hecha hombre 
que se lanza en el abismo de su tiempo. 

Frente a mi, sentados, 
una cuadrilla de individuos desmembrados
veo corazones helados 
en busca de un volcán de consuelo, 
ojos sedientos 
perdidos en miradas ajenas, 
veo brazos decaídos, 
caras abatidas y griteríos 
que el cerebro maneja en conjunto con invisibles movimientos... 

Somos cúmulos de escombros 
embargados por el deber del presente, 
y precipitándose al quehacer del mañana. 

Me distraigo... 
capto detalles minuciosos. 
Hay damas hermosas, 
a la que instintivamente desnudo con la mirada, 
chavales ruidosos y llenos de vida, 
a los que voy doblegando con la música, 
enanos tranquilos 
y metidos en sus cunas que mecen su recreo, 
y ancianos a los que el silencio se le cae encima. 

Fuera hay trenes que piden paso, 
otros que se quedan parados, 
pero todos ellos finalmente corren: 
cada uno lleva miles de realidades ajetreadas en su afán de llegar 
antes de que las agujas cumplan su ahora. 

El azar es una locomotora nocturna 
que conoce de antemano el calendario de nuestros días: 
oblitera nuestros segundos como billetes 
para dejarnos proseguir y respirar en el futuro. 

Soy pasajero mientras escribo, 
transeúnte en el túnel enigmático del universo: 
soy un vagón que corre imparable 
por donde me llevan los andenes del destino. 
Soy un tren miope que alumbra su camino 
hasta la próxima parada. 
El cuerpo tan solo es un medio de transporte, 
esta vida solo es un viaje... 
Y mientras... 
el metro continúa llegando tarde...

Todos los derechos reservados


Me podeis ENCONTRAR en:      

Mi pagina de Facebook

Mi pagina de Twitter

Pincha aqui si QUIERES comprar Mi Libro