miércoles, 8 de enero de 2014

Vida: sinfonía de luz, monotonía de silencios


Estupenda, imprescindible,
profunda, arrolladora, imprevisible,
dolorosa, desenfrenada, preciosa,
triste, fría, suave, misteriosa
esta vida es un crucigrama de pasión
que mi reducida visión ve desenfocada.

Me voy con tu simbólico portazo,
el que cierra los ventanales del cariño;
y yo, navío con falsas esperanzas,
estallo en los pedazos de mi corazón.

¡Medito!
Recobra sentido un consejo que me dieron:
"nunca ames quien no te quiera... o sufrirás";
Medito y pienso:
que penoso es fingir...

Tu belleza se forjó en los momentos 
que me ha regalado;
tu recuerdo fue la huella que marcó mi historia.
Perderte fue injusto: 
mi tiempo cuajó memoria sólida por ti,
tierra firme,
para un querer sin condiciones.

Llego a casa, me refugio en mi cuarto,
fuera del mundo:
la soledad me sumerge en aguas turbias
por un duelo nuevo,
dividido entre tu pérdida y mi recuerdo.

Vivo con los sentimientos 
que distorsionan mi memoria,
recobra vida tu aroma malherido que sangra dolor:
termino ahogándome en el mar de tu sonrisa.

¡Corazón! ¿Como puedo parar
tu artefacto explosivo que bombea en mi interior?
¿Congelo los segundos? 
¿Destruyo tus minutos,
los mas bonitos de mi tiempo?

La vida siembra gotas de sonrisas,
cuando suben al cielo
los llantos evaporados...
y vierte aguaceros de tristezas
cuando las nubes condensan el pesar
que cae como lluvia redistribuida.

El dolor escupe pasión,
así como el fuego forja puñales:
tú necesitas la paz que irradia una sonrisa,
yo necesito enfriarme...
de tu odio que me come.

Como un bebé, quiero renacer en tu olvido,
mamar mi presente...
ir forjando mi futuro.

¡Cielo! Regalarte mi vida fue enriquecedor:
aunque tu aridez te delató por dejarme vacío.

Resuelvo el enigma de tu vida:
mi voz busca tu mirada distraída,
la de una estrella inmoble y fija,
la que siempre irradia
y nunca se mueve.

Lo que tu firmamento
desdeña
es mi luz
que
l  e  n  t  a  m  e  n  t  e
te apaga.


Me podéis encontrar en: