lunes, 9 de diciembre de 2013

Tiempo



Las agujas del ahora caminan constantes,


perpetúan su compás insensible,


son monótonas e indiferentes al oír tus pasos,


son aliadas de un mecanismo despiadado,


entregado e insobornable.


Si tu vida se desvive acelerada


en aquellos momentos perdidos,


si recorres suspiros que nunca se alcanzan,


puedes construir tu recinto seguro 


renovando el presente a un momento único, 


indisoluble, inmortal: tuyo...


Justo en este instante fugaz


entonces 


ya no importará la esperanza invertida en el futuro


o la melancolía del pasado: 


valdrá mirar


la sonrisa que empleas en tu ahora


para llenarte(me) fascinado,


para que el nuevo año brote 365 pétalos de ilusión,


germinándose mi tiempo en poesía.